¿Cómo limitar la tecnología a mi hija/o?. Por Cristian Figueredo Braslavsky.

Algunas preguntas y respuestas.

¿De que se tratan los límites?

La cuestión de establecer límites con nuestros hijos es un tema que se repite permanentemente como una especie de mantra, pero sin profundizar ni entender cual es la función del limite en la constitución psíquica de una persona.

El limite cumple una función fundamental en tanto que en un psiquismo que está en desarrollo y por tanto podemos pensarlo como un terreno abierto y sin posibilidad de diferenciación entre lo que es propio y lo que no, necesariamente deberá pasar por el tamiz de la restricción para poder inscribir ciertas marcas que le ofrezcan una orientación. Estas marcas que produce el establecimiento del limite, serán las que podrán brindar cierta seguridad al niño y a la niña para poder atravesar la infancia. Es importante entender que esas marcas no pueden inscribirse sin una dosis de cierto “sufrimiento” que podemos verlo en el llanto, las rabietas o las manifestaciones que expresan el descontento por aquello que desde fuera se les impone.

¿Cómo los padres deben ejercer la autoridad?

La autoridad es una facultad de ejercer influencia sobre otros y en el caso de esta influencia sobre nuestros hijos forma parte de nuestra responsabilidad. La autoridad no es la aplicación del poder sobre el otro, sino que es un lugar en donde es el otro quien nos reconoce en esa función. Es decir que el ejercer la autoridad es por un lado parte de la responsabilidad den la crianza y por otro lado un lugar que debemos construir y sostener. En la época del todo es posible la autoridad se ha desdibujado y con ello no han tardado en verse los efectos de la perdida de la autoridad de los padres. El lugar desde el que se puede ejercer la autoridad es desde la convicción y comprensión de la función de los limites a la que hacíamos alusión en el primer punto. Partiendo desde la concepción del amor hacia nuestros hijos en tanto responsabilidad, es que podremos conquistar y ejercer la autoridad, como un lugar desde donde acompañarlos en el camino de la infancia.

¿A partir de qué edad los padres tienen que poner límites?

Los limites se establecen desde el mismo momento en que adviene la noticia de ser madres y padres. Nuestros hijos ya son deseados, pensados, imaginados y fantaseados incluso antes de ser concebidos. La noción de límite nos evoca a la idea de orientación, de acompañamiento, de guía que como padres es necesario ejercer. Por tanto no hay edad en la que no se pongan limites. El establecer estos limites es lo que nos asegura los logros psíquicos que advendrán al atravesar este encuentro con lo que no se puede.

¿Cuál es el resultado de usar las nuevas tecnologías como premio o castigo?

Los castigos, los premios y refuerzos, si bien de algún modo, todos en mayor o menor medida los utilizamos, constituyen un arma de doble filo. El acceso a la tablet o el móvil como herramienta de compensación hace que se pierda de vista el trasfondo del establecimiento de ciertas normas. Por otro lado si pensamos a las nuevas tecnologías en tanto premio y castigo, nos encontraremos con un concepto que en adicciones es fundamental: TOLERANCIA.

El concepto de tolerancia hace referencia a que el consumidor necesita para conseguir el mismo efecto una dosis cada vez mayor y justamente este circuito es el que nos lleva al establecimiento de la ADICCIÓN.

Por ello es fundamental salirse de este circuito de premio y castigo a través de los objetos. No hay mejor premio que el reconocimiento amoroso hacia nuestros hijos.

Dar el buen ejemplo: ¿Cómo limitar toda la familia las nuevas tecnologías en casa?

No somos lo que decimos sino lo que hacemos. Constantemente hacemos referencia a la dependencia que los niños y sobre todo los adolescentes tienen del móvil, pero lo cierto es que de un modo distinto y con otros fines (en algunos casos) lo que se impone es el uso permanente de móviles, tablets, TV y mas gadgets, por parte de toda la familia y de un modo permanente.

La cuestión es que en el mundo adulto siempre hay una justificación para su uso, en nuestro caso siempre es “diferente”, es “por algo”.

En cada casa se deberán inventar y crear los modos posibles de establecer el limite en el uso, ya que no hay formulas y consejos generales que funcionen para todos. Se podrá desde desconectar el WIFI en ciertos momentos del día, como dejar los dispositivos en un determinado lugar…

Mas que el modo en como se restringe, la cuestión pasa mas bien por entender, comprender y asumir la importancia de generar espacios por fuera de lo digital.

5 consejos para reducir el uso de las nuevas tecnología.

1. Generar alternativas a los momentos del uso de las nuevas tecnologías. De nada sirve la restricción si no se establece una alternativa.

2. Experimentar en uno mismo el cambio en cuanto a la restricción de las nuevas tecnologías. Somos lo que hacemos y no lo que decimos.

3. Poner en valor la creatividad del contacto con lo analógico. Crear, tocar, palpar, oler, nos introduce en un mundo estimulante.

4. Frente al argumento de los niños y adolescentes de que a otros los dejan hacer…, lo que debe aparecer como respuesta es establecer lo DIFERENTE como un valor. No todos somos iguales ni hacemos lo mismo.

5. Menos es mas. Establecer la restricción como la posibilidad de salir del empuje al consumo y a la NECESIDAD.